dissone-logo

Todas las posibilidades de sublimación en algodón

Hoy en día, la sublimación es una técnica que está ganando cada vez más relevancia y, por sobre todas las cosas, cada vez más difusión y conocimiento. No obstante, son todavía muchas las preguntas que surgen con respecto a esta técnica. Una de las más frecuentes tiene que ver con los materiales. Y la pregunta es: ¿es posible sublimar sobre algodón? Vamos a responder a esta duda frecuente a continuación.

¿Qué pasa con la sublimación y el algodón?

Si ya se tiene un cierto recorrido y una cierta experiencia en el campo de la personalización de objetos y prendas, se sabe que la respuesta es que en realidad no es posible hacer sublimación sobre algodón, debido a que las moléculas de la tinta que se usa en esta técnica y las moléculas propias del algodón tienden a repelerse entre sí, lo que genera que la tinta no se logre adherir a la tela.

De la misma manera, no es posible tampoco sublimar prendas oscuras, aunque estas sean de poliéster, debido especialmente a que las tintas de sublimación son de base acuosa, lo que otorga en general un acabado transparente. ¡Ojo! Esto no quiere decir en realidad que no haya manera de sublimar una tela oscura, pero sí es cierto que no vale la pena hacerlo en telas negras, debido a que el diseño no se va a apreciar de la manera esperada.

Pese a esto, desde hace muy poco tiempo se ha mostrado la existencia de soluciones alternativas para lograr estampar sobre algodón con equipos de sublimación. A continuación, vamos a contarte de qué se trata esta innovación.

Usando el papel sublicotton

Esta solución es especialmente adecuada para los tejidos de algodón, especialmente los que vienen en colores blancos o claros. Es un papel que se constituye como una lámina de poliéster transparente que se plancha sobre la prenda a personalizar. Luego, se plancha el papel de sublimación sobre el poliéster, fijando la tinta de sublimación.

Una de las ventajas de esta solución tiene que ver con que posee un buen tacto. No obstante, su resistencia al lavado oscila entre media y baja. El papel funciona especialmente bien para la personalización de prendas de estilo vintage, debido a que es importante prever que el color se va degradando a medida que se suceden los distintos lavados. Es también una buena opción para todas aquellas prendas que son de poco uso, como pueden ser las prendas para ocasiones especiales, ya que son las que no requieren una gran cantidad de lavados.

 

Quizás te interese conocer más acerca de las posibilidades de la sublimación. Conocé todos los servicios a los que podés acceder acá.

El papel subli-flex

En este caso estamos haciendo referencia a una solución que consiste en un papel imprimible con tintas de sublimación que se puede aplicar en prendas de algodón, tanto en las claras como en las oscuras. Es una de las principales diferencias que lo destaca de la solución mencionada con anterioridad. También se destaca por su capacidad de ser aplicado sobre tejidos de cuero o vaquero.

Es un papel que posee una durabilidad extremadamente superior al papel transfer. Los colores, luego de la personalización, tienden a ser mucho más definidos que en otros casos. A simple vista, esta solución se puede ver como un parche fino que se coloca encima de la tela. El acabado es plastificado y similar al transfer, pero con una sensación muy agradable al tacto, lo que también lo diferencia de otras soluciones. Además, logra efectos brillantes y al momento de estirar la prenda el diseño no se cuartea, ya que es queda elástico.

La personalización de objetos y de prendas a través de la sublimación es algo cada vez más buscado en distintos rubros del mercado. Esto se debe a la originalidad que habilita y a la calidad de los diseños que permite. A continuación, te vamos a contar cuáles son los pasos que se siguen en el proceso de la sublimación.

Creación de imágenes

Claramente, cuando se quiere imprimir una imagen en una prenda u objeto, el primer paso es preparar esa imagen, crearla. Como cualquier otro proceso de decoración digital, la sublimación se trata de la producción de una imagen sobre un sustrato. La diferencia con otras técnicas es que con la sublimación es posible obtener imágenes acabadas con un excelente nivel de detalle, de definición y de claridad, a gran calidad.

¡Pero la técnica no hace magia! Pese a que es cierto que se puede obtener un diseño de excelente calidad, no va a serlo si la imagen inicial que ingresa en la computadora es mala. Para poder obtener buenos resultados es necesario realizar imágenes buenas desde el proceso de creación.

La impresora

Las impresoras que se pueden utilizar para la sublimación se pueden agrupar en dos grandes categorías: impresoras pequeñas o impresoras de gran formato. En el formato pequeño están todas las que tienen un ancho de impresión que se mantiene por debajo de 106,6 centímetros. Por el contrario, las de gran formato son las que resultan capaces de imprimir imágenes con un ancho mayor. Por regla general, se puede decir que las impresoras de formato pequeño funcionan más como impresoras de escritorio, mientras que las otras pueden pensarse para un uso industrial. Y, en este punto, si hablamos de un uso industrial, podemos decir que la impresora de gran tamaño es la adecuada para la sublimación, porque permite la personalización de distintos tipos y tamaños de objetos y prendas.

El papel

Una vez que se ha seleccionado la impresora y se han añadido los cartuchos y los accesorios correspondientes, es importante pasar al papel transfer. El papel transfer que se usa en estos casos debe ser de alta calidad para poder soportar un trabajo de sublimación comercial. Esto ya que es el papel el medio que va a recibir la imagen y la va a transferir a los artículos o prendas que se desea personalizar. Si el papel que se usa es de baja calidad, esto puede generar un efecto perjudicial en el diseño final.

La prensa térmica o plancha

Finalmente, es importante destacar que no puede existir la sublimación sin la plancha o prensa térmica. Son muchos los tipos y tamaños de planchas que podemos encontrar hoy en el mercado para la impresión de diseños, ya que sublimar necesita de presión y temperatura muy precisas. Por eso, es muy importante invertir en un equipo de calidad.

Cuando una técnica se populariza y empieza a masificarse, es normal que surjan algunas dudas sobre ella. Si estás pensando en comenzar un negocio vinculado a la sublimación y personalización de prendas o de distintos tipos de productos y regalos, es importante contar con toda la información disponible para saber cómo empezar y cómo lograr un buen trabajo.

Por eso, a continuación, vamos a dar respuesta a algunas de las preguntas que las personas se hacen con más frecuencia con respecto a esta técnica. Lo haremos dejando de lado por un momento las cuestiones más técnicas, para concentrarnos en los procedimientos y las prácticas de este modo cada vez más popular de personalizar objetos y prendas.

¿Qué es?

Claramente, a medida que un término se va introduciendo con cada vez más fuerza en el vocablo común, es posible que muchas personas empiecen a preguntarse sobre él. Esto no deja fuera la sublimación. Si tuviéramos que definirla, podríamos decir a grandes rasgos que la sublimación es una técnica que se basa en la impresión de objetos de manera sencilla y de calidad.

¿Cuáles son sus ventajas?

Si hay algo por lo que la sublimación no para de crecer, tiene que ver con sus ventajas. Entre las principales podemos destacar las siguientes:

  • Es fácil empezar: a diferencia de otras técnicas para la comercialización, la sublimación es una que se puede aprender fácilmente. Además, si ya se tiene un cierto manejo de los programas gráficos de edición, es menos lo que se necesita de instrucción, pudiendo empezar en muy poco tiempo.
  • Es económico: es cierto que mientras mayor sea la calidad de los productos y de los equipos que se empleen, mejores van a ser los resultados. No obstante, hoy en día, es posible empezar de cero un negocio de sublimación con poco dinero, acudiendo a equipos accesibles.
  • Diversidad: finalmente, es importante destacar que, a diferencia de otras técnicas de personalización, la sublimación se puede ejercer sobre una gran diversidad de materiales, entre los que destacamos el textil, la madera, el plástico, la cerámica, el vidrio, entre otros.

¿De qué manera funciona?

En pocas palabras, se puede resumir que la sublimación funciona de la siguiente manera:

  • Se opta en primera instancia por una impresora que sea necesariamente de inyección de tinta, a la que se le instalan las tintas adecuadas para el procedimiento.
  • Se imprime un diseño dese cualquier programa gráfico, ya retocado y pensado según lo que se quiera generar, y se coloca sobre un papel específico para esto.
  • Se coloca ese papel sobre las prendas o los objetos a sublimar y se aplica calor con una plancha especial para que la tinta pase al objeto.

¿Por qué es interesante?

Muchas son las razones por las que podría interesarte empezar en la sublimación. Una de ellas tiene que ver con la posibilidad de ofrecer a los clientes una gran gama de productos personalizables a un costo muy bajo desde el comienzo para la inversión. A su vez, los resultados que se obtienen a partir de esta técnica se destacan por ser muy profesionales, durables y con buena resistencia a los lavados o al uso diario.

¿Qué ha cambiado en esta técnica?

Si bien es verdad que hoy parece estar en boca de todos y que son cada vez más las personas que buscan la sublimación, no es una técnica tan nueva. La sublimación viene de hace mucho tiempo atrás. Si pensamos en qué ha cambiado desde entonces, podemos destacar que las tintas han progresado mucho en los últimos años, llegando a ser ahora mucho más fiables que antes.

A medida que fue pasando el tiempo, los souvenirs y los recuerdos físicos, materiales, se han ido convirtiendo en una parte clave de cada viaje, especialmente cuando se quiere agasajar a otras personas o llevarse consigo un presente que dé cuenta de lo que se ha vivido en ese lugar en particular. Son objetos de compra obligada en la actualidad para poder todo el tiempo tener algo que nos recuerde las experiencias vividas y los sentimientos que han recorrido la piel durante los distintos momentos de la travesía.

Si se está pensando en iniciar un negocio de personalización en un espacio o ciudad que cuenta con un gran afluente de turistas, esto es algo importante de aprovechar. Se abre en estos casos la oportunidad de personalizar productos para convertirlos luego en souvenirs y aprovechar de esa manera el crecimiento que el turismo es capaz de ofrecer a un negocio de esta índole.

¿Qué productos se pueden personalizar para crear souvenirs?

Si bien en un principio puede ser que no existen en realidad muchas oportunidades en este sentido, la realidad es que hay muchísimas opciones a disposición para comenzar a vender productos como souvenirs. Es normal que al principio no se tenga en claro con qué productos comenzar o se tienda a pensar que hay cosas que no pueden ser vistas como recuerdos de viaje. Peor hay datos que es importante tener en cuenta. Por ejemplo, si se miran los números de España, que es uno de los países más turísticos del mundo, se puede observar que los souvenirs más vendidos son los llaveros, los imanes y las camisetas.

En el caso de los llaveros y de los imanes, se puede decir que el principal éxito tiene que ver con su bajo precio, a la vez que son productos pequeños con los que las personas no se tienen que estar preocupando de si habrá lugar en la valija suficiente o de si se podrán dañar a lo largo del viaje. Por esas razones son muchas las personas que tienden a optar por este tipo de recuerdos o de regalos, ya que les simplifica la tarea y les permite llevar consigo un recuerdo de un viaje a todos lados que van.

Si la idea que se tiene, sin embargo, es un poco más ambiciosa que lo mencionado y se quiere crear una gama más completa, te vamos a dar a continuación algunas ideas.

Tazas

Otro souvenir que nunca falla en un viaje es una buena taza. Se puede decantar por la taza blanca, pero si se quiere ser un poco más vistoso, hay también tazas con interior y asa de color, como así también tazas en conjunto con cucharas. Son elementos que se pueden personalizar fácilmente y que son muy comprados por los turistas en las ciudades que visitan.

Jarras

Este souvenir es especialmente bueno para los viajeros cerveceros o para aquellos que tienen a alguien en la familia que disfruta mucho de este tipo de bebida. Se trata nada menos que de la jarra cervecera. Aunque así no fuera el caso de los turistas que visitan, es importante analizar si la localidad en la que se reside o en la que tiene ubicación el local comercial se encuentra en una ciudad que fabrica algún tipo de cerveza y que es conocida por eso. Hay distintas ciudades en Argentina y en el mundo que son populares por sus producciones de cerveza. En estos casos también la jarra es una excelente oportunidad de personalización.

Posavasos

Otro souvenir típico que no se rompe en los vuelos y que siempre encuentra un lugar para sí en la valija es el posavasos. Es un souvenir clásico y a la vez muy útil, por lo que es una buena alternativa si se está pensando en la personalización.

Camisetas

Finalmente, hablar de personalización de elementos para ventas turísticas implica necesariamente hacer referencia a las camisetas. Muchas personas adoran llevarse una camiseta o una gorra de un lugar en el que han estado. En ocasiones, además, buscan aquellas camisetas que tienen una imagen, una palabra o algo característico de esa ciudad, que la representa. Puede ser desde el nombre de la ciudad hasta un monumento emblemático, como podría ser el Obelisco en Buenos Aires. Otra buena alternativa se encuentra en las personalidades famosas de las ciudades. Un ejemplo clásico es la camiseta con la imagen de Diego Armando Maradona en La Boca, Buenos Aires.

Cuando recién se están dando los primeros pasos en el mundo de la sublimación, se puede observar que hay ciertos productos que se han convertido en las verdaderas estrellas de esta técnica. Uno de esos artículos, que se destaca especialmente por ser perfecto para sublimar, es la taza. Hoy, existen muchas técnicas para poder imprimir tazas. No obstante, la más usada y la que mejores resultados proporciona es la sublimación. A continuación, vamos a contarte todo lo que necesitás saber acerca de la sublimación de tazas.

Personalizando tazas con sublimación

Casi cualquier persona puede seguramente mirar su alacena y encontrar alguna taza personalizada que le ha sido regalada con distintos motivos. Puede ser luego de un viaje, para un cumpleaños, para un aniversario, entre tantas otras opciones. Pero si hay algo que es seguro es que la taza personalizada es un excelente regalo para cualquier persona. Teniendo esto en cuenta, si vas hacia tu alacena y encontrás una taza personalizada, posiblemente en algún momento te hayas detenido a pensar cómo se hace para personalizar una taza de esa manera. Bueno, la respuesta más rápida es que en la mayor parte de los casos todo eso se hace a través de un proceso de estampado con equipo de sublimación.

Una ventaja de esto tiene que ver con que efectivamente la sublimación es algo que está al alcance de todos. No es un proceso difícil y genera muchas posibilidades.

¿Cómo es el proceso de sublimación de tazas?

Para poder dar inicio a la impresión de tazas, se necesita de los siguientes elementos en primera instancia:

  • Impresora de sublimación
  • Tinta de sublimación con los colores que se van a querer utilizar
  • Papel de sublimación
  • Cinta térmica para fijar el papel en la taza
  • Plancha para tazas: en este caso, estas existen de distintos tipos y se puede empezar con una básica para una taza con resistencias intercambiables
  • La taza a sublimar

Una vez que se suman todos estos productos y herramientas indispensables se puede armar un presupuesto para tener idea del costo de sublimación de tazas. Algo que cabe destacar es que hay herramientas, como la impresora, que solamente se comprarán una vez, por lo que el costo irá decreciendo con el paso del tiempo y será fácilmente recompensado cuando las tazas empiecen a ser comercializadas en cantidad.

Es muy importante remarcar que no cualquier taza sirve para la sublimación. Esta debe estar necesariamente preparada para la técnica. Para poder conseguir buenos resultados en la impresión y que los colores se mantengan, la taza debe ser blanca. Esto se debe a que el color en la sublimación se suma y si se estampa una taza que ya es de color, el diseño se va a fusionar con el color original de la taza, generando resultados que no son los esperados.

Por otro lado, hay que mencionar que existen distintas calidades: A, AA, AAA. La última es la de mayor calidad. Se diferencian especialmente en la calidad del recubrimiento y también en la uniformidad que alcanzan sus superficies. Estos son los elementos que van a garantizar un mejor estampado, como así también un mayor nivel de resistencia tanto al uso como al lavado.

Diseñando el papel de sublimación

Resuelto lo mencionado con anterioridad, es hora de pasar al diseño y la impresión del papel de sublimación. Vamos a contarte cómo estampar las tazas correctamente.

Diseño

Lo primero que se va a hacer es pensar y diseñar aquello que se va a querer estampar en la taza. Dependiendo del tipo de taza, su forma y tamaño, es posible que varíe su área máxima de estampación, aunque lo más habitual es una zona de impresión de 20×9,5 centímetros. Una manera de aprovechar mejor el papel de sublimación, es incluir varios diseños en una misma hoja. No obstante, para hacer esto correctamente es clave recordar tener activado el modo espejo en las opciones de impresión de la impresora que se utiliza.

Recortar

Una vez hecho el diseño, se procede a recortar con tijeras o con cúter el diseño que se va a estampar.

Colocar el papel

El papel se debe colocar bien centrado rodeando la taza. Luego, se fija con una cinta térmica para que a la hora de planchas este se mantenga inmóvil y no se corra.

Planchar

La plancha se debe calentar previamente a 200°C. Luego, se programan 180 segundos. Es muy importante mantener la taza a temperatura ambiente para que esta no se encuentre muy fría antes de ser planchada, ya que ello puede afectar negativamente los parámetros del planchado. Se coloca la taza en la plancha y se ajusta una presión media.

Retirar el papel

Una vez que se ha terminado con el tiempo de planchado, teniendo mucho cuidado para mantener la integridad física se debe quitar rápida y cuidadosamente el papel. Una buena solución es enfriar la taza sumergiéndola en agua templada (no demasiado fría) o con uso de un ventilador colocado de manera directa.

La decoración sobre madera es algo que está cada vez más demandado. Esto se debe a que encaja a la perfección con distintos estilos de decoración, desde el estilo vintage hasta el minimalismo. La madera es un material que ofrece una verdadera infinidad de posibilidades.

A través de la personalización, es posible lograr una gran diversidad de artículos de madera, como los portafotos, las cajas, los posavasos, los imanes, los relojes, entre tantos otros. Además, se pueden lograr bellos elementos decorativos para el hogar o, incluso, para eventos especiales.

Muchas son las técnicas que se pueden aplicar para personalizar madera y ofrecer a los clientes los productos que están buscando. Cada una de estas técnicas tiene sus propias particularidades, siendo algunas más sencillas que otras. A continuación, vamos a ver cada una de esas técnicas a partir de las cuales es posible personalizar madera, para que puedas ver cuál te interesa poner en práctica en tu negocio.

La sublimación

Muchos son los artículos de madera que se pueden personalizar a través de la sublimación. Hay dos opciones a grandes rasgos que se pueden tener en cuenta: los artículos de madera que son confeccionados especialmente para la sublimación, como pueden ser ciertos paneles en ese material, y los artículos de madera que contienen una placa con acabado blanco sobre el cual es posible desarrollar esta técnica. Son artículos que se pueden conseguir fácilmente y a bajo costo, obteniendo a partir de allí una gran variedad de posibilidades para personalizar.

El papel transfer

Si se cuenta con una impresora láser, el papel transfer es una excelente alternativa para transferir las imágenes deseadas sobre la madera. Es excelente para usar además sobre madera natural que no tiene hecho ningún tratamiento previo. No obstante, es importante tener en cuenta que no se puede aplicar sobre aglomerados de madera.

El barniz digi coat transparente

Si bien en este caso no estamos haciendo referencia a una técnica de personalización en sí misma para la madera, sí nos estamos refiriendo a un elemento que nos permite generar superficies que sean aptas para la sublimación. Cuando no se cuenta con una impresora láser a disposición y la única técnica que se puede emplear por disponibilidad es la sublimación, el problema con el que se suelen encontrar muchas personas y negocios tiene que ver con la imposibilidad para hallar piezas o superficies de madera que sean efectivamente sublimables y que se ajusten a las necesidades del negocio. Para resolver esta cuestión, es posible usar un barniz digi coat transparente. Este lo que hace es convertir una pieza de madera tradicional en una pieza de madera plausible de ser sublimada.

La ventaja de este material transparente es que no deja color sobre la superficie de la madera. Además, se debe tener en cuenta que con esta alternativa el color de la madera natural se va a sumar al color de las tintas, dejando un acabado especial.

 

Quizás te interese conocer mucho más acerca de las posibilidades de la sublimación sobre distintas superficies. Podés hacerlo acá.

Las ventajas de la sublimación como técnica de personalización de todo tipo de objetos y prendas textiles son muchas. Permite la integración perfecta del diseño en el producto que se quiere personalizar, ofrece resistencia y durabilidad, tanto con respecto al uso como al paso del tiempo. Por eso, una remera o una taza que se personaliza con la técnica de sublimación se puede someter al lavado en lavarropas o lavavajillas respectivamente y salir sin daños.

No obstante, si bien es cierto que las ventajas de la sublimación son muchas, también pueden ser muchos los problemas encontrados si esto no se ha hecho correctamente o si se ha cometido un error. En caso de equivocaciones, es casi imposible eliminar el diseño ya sublimado, ya que la estampación alcanzada con esta técnica es permanente, es eso lo que ofrece la durabilidad que tanto admiramos de la técnica. Si bien es verdad que no se puede retirar el diseño en caso de errores, sí es posible realizar pequeños arreglos. A continuación, vamos a abordar cómo ocultar y corregir errores pequeños en el proceso de sublimación.

Sharpies

Cuando lo que ha aparecido es un muy pequeño fallo, una forma de solucionarlo es usando un rotulador permanente, como el caso de Sharpie. Lo que se recomienda es acudir a un tono más oscuro, para así poder añadir a mano un pequeño diseño, nombre o símbolo que pueda disimular el error y generar la sensación de que fue a propósito el añadido en la decoración.

Lo bueno de esto es que existe en el mercado una muy amplia gama de rotuladores que se pueden usar sobre artículos rígidos y plásticos, teniendo un buen desempeño. También hay otros que son textiles y que permiten corregir errores en camisetas y en otros textiles. Lo que se debe recordar es que, si bien es verdad que es una solución, lo es solamente cuando los errores son pequeños.

Parche

Cuando los errores son en prendas textiles, otra solución posible es incorporar un parche. Este puede ser bordado, tejido o, incluso, sublimable.

Vinilo

En ciertos artículos textiles que son plausibles de ser sublimados, se puede aplicar la solución de los vinilos sublimables a la corrección de errores. Si bien es cierto que recibe el nombre de vinilo, podemos decir que se trata en realidad de un tejido sublimable que se adhiere a través del planchado sobre la prenda. En este caso, podemos también hacer referencia a dos tipos de vinilos: el sublimable y el sublimable flocado. Es posible con ellos ocultar por completo el área sublimable anterior con un nuevo tejido en el que se encuentre el diseño.

Como ya hemos podido ver en otras ocasiones, la técnica de sublimación es muy versátil, ya que es la que mejor permite la personalización de una gran diversidad de productos. No obstante, a la hora de estampar textiles también resulta que nos encontramos con la limitación de que el tejido debe ser siempre de poliéster y de colores claros o blancos directamente.

Hay otros tipos de técnicas además de la sublimación, como es el caso de la serigrafía, del papel transfer o de la impresión digital directa. Con estas es posible salvar estos inconvenientes y buscar otras alternativas. El problema es que se requiere de invertir en una maquinaria nueva de personalización. Para poder aprovechar mejor los equipos y las tintas de sublimación con que ya se cuenta, vamos a hablar a continuación acerca del popular vinilo textil que es imprimible con las técnicas de sublimación.

Hablemos de los vinilos textiles

Lo primero que hay que decir es que estos vinilos son totalmente blancos. Esto se debe a que apuntan a poder imprimir sobre ellos el diseño que se quiera solamente con el uso de las mismas tintas de sublimación. Estos vinilos se pueden colocar posteriormente sobre cualquier color de tela.

Si bien es cierto que hay muchas variedades de vinilos textiles, las más populares son las que mencionamos a continuación:

Vinilo SubliTex

Este vinilo se destaca por ofrecer un acabado mate. Puede aplicarse tanto sobre tejidos de poliéster, como así también sobre tejidos de algodón, de acrílico y otros similares.

Algo que hay que destacar es que en este caso estamos haciendo referencia a un vinilo que se aplica de una manera diferente al proceso de sublimación tradicional. No obstante, esta aplicación es en realidad un proceso sencillo. Se lo puede imprimir directamente sobre la impresora, recortarlo y luego pegarlo en la prenda que se va a querer personalizar. Para poder recortarlo es posible hacer uso de un plotter de corte o con tijeras simplemente si el diseño es sencillo. En cuanto a los parámetros de planchado, hay que mencionar que son 170°C a presión media durante un plazo de aproximadamente 50 segundos.

Vinilo PoliFlex

En este caso, estamos haciendo referencia a un vinilo que es casi como una tela termoadhesiva. Tiene un acabado brillante que es parecido a la tela de raso. Puede quedar especialmente buen en la personalización de ropa de trabajo o de ropa deportiva. Además, es apto para tejidos de cualquier tipo de composición.

El primer paso para su aplicación es imprimir el diseño en modo de espejo sobre el papel de sublimación. Luego, se puede planchar el diseño sobre el vinilo. Se coloca el vinilo con la parte de brillo mirando hacia arriba y sobre el papel sublimado.

Vinilo SubliFlock

Finalmente, este es uno de los vinilos preferidos para la personalización en general. Esto se debe a que ofrece un acabado aterciopelado, por lo que los resultados son muy agradables al tacto de la piel. Queda especialmente bien en todo tipo de remeras y camisetas, como así también en la ropa de invierno. Es un tipo de vinilo que se puede aplicar en tejidos de cualquier color, como así también de cualquier composición. La excepción está en los tejidos hidrofóbicos y en los tejidos de nylon.

 

Hoy en día, son cada vez más las personas que apuestan por la impresión textil como técnica para contar con prendas personalizadas, que se adecúen a los gustos particulares y a la personalidad de cada uno. Además, es la técnica que nos permite tener las prendas que queramos, con el diseño que más nos guste, pero gastando muy poco dinero. Teniendo esto en mente, si estás pensando empezar a introducirte en el mundo de la impresión textil para personalizar tus prendas, a continuación, te contamos 7 cosas interesantes al respecto.

El material principal es el poliéster

Si bien es cierto que hay muchos materiales, el principal material que se utiliza en el campo de la impresión textil, especialmente de la sublimación, es el poliéster. Se pueden utilizar otras telas, pero se recomienda que estas tengan como principal componente el poliéster, mezclado con otros materiales.

Ventas extraordinarias

Todos los años crecen las ventas de prendas personalizadas, especialmente remeras y camisetas. Hoy en día, se venden más de 2.000 millones de camisetas y remeras personalizadas en el mundo. Además, esta cifra responde a una tendencia creciente, debido a que el interés por la personalización continúa en aumento desde hace muchos años.

La primera remera promocional

Sabemos que son muchas las cosas que se pueden hacer con la impresión textil. Una de ellas es la generación de remeras promocionales. La primera remera promocional fue realizada en el año 1939. Esta remera fue utilizada para la promoción de El Mago de Oz.

Más antigua que las camisetas personalizaas

Si nos remontamos históricamente a los comienzos de la impresión textil, tenemos que pensar en China. Hace mucho tiempo atrás, se imprimían prendas con un diseño en relieve que era tallado sobre un bloque de madera. Luego, se sumergía en tinta y se hacía presión sobre el tejido para así poder generar la estampa. Por eso, si bien es cierto que hoy se asocia a la impresión textil con las remeras promocionales, el uso de estas es muy posterior a las primeras técnicas de impresión.

La remera promocional más cara

La remera promocional más cara que se ha conocido llegó a valer 400.00 dólares. Este precio estaba justificado porque la misma llevaba incrustados un total de 16 diamantes.

Hay un día internacional de la camiseta

Pese a que se utilizan distintos nombres para este tipo de prendas y a que es algo de uso cotidiano, existe efectivamente un Día Internacional de la Camiseta. Este se celebra el 21 de junio.

Una buena herramienta de marketing

Finalmente, hay que decir que la sublimación y la impresión textil se han vuelto muy importantes como herramienta de marketing a lo largo de los últimos años. Constituyen una excelente manera de hacer promoción y publicidad sin necesidad de gastar demasiado dinero.

 

Lo que se conoce como sublimación es una técnica muy económica y cada vez más popular, que permite personalizar distintos tipos de prendas y de objetos, para poder dar cuenta de la personalidad en cada una de las cosas que se utiliza. Además, ha ganado gran popularidad para la realización de distintos tipos de regalos.

Hablemos de la sublimación

La técnica de la sublimación consiste en imprimir el diseño en un papel de sublimación. Este papel se coloca impreso sobre el artículo a sublimar, aplicando color y presión con una plancha transfer. Muchas veces, sucede que algunas personas comienzan a hacer sublimados y no obtienen los mejores resultados. En estas ocasiones, se tiende a responsabilizar de todo a las características del papel. A continuación, veremos si esto es efectivamente así.

El papel para sublimar

Cuando las personas empiezan a sublimar, es posible que no consigan buenos resultados. Pero esto no significa que todo sea responsabilidad del papel. El papel de sublimación actúa básicamente como un transportador de la tinta. Es el que debe permitir la máxima definición por puntos del diseño, permitiendo también la máxima transferencia de la tinta, al momento de aplicar el calor y la presión. Esa es la función que cumplen los papeles de sublimación.

Teniendo esto en mente, se puede decir que, en realidad, el éxito de los procesos de sublimación no depende tanto del papel en sí mismo. Por el contrario, se puede ver más condicionado por el modelo de impresora utilizado y por las tintas que se elijan para hacer el trabajo. Lo más importante, entonces, es poder elegir un modelo de impresora de calidad, con tintas que sean adecuadas para ella y que sean también de buena calidad. Claramente, si para este tipo de trabajos se hace uso de impresoras comunes de uso de oficina, es posible que los resultados no se encuentren ni siquiera cerca de ser los esperados.

Información sobre el papel de sublimación

Dicho lo anterior, brindamos otra información que se debe tener en cuenta con respecto al papel que se utiliza en la sublimación:

  • El papel tiende a ser el mismo independientemente del artículo que se vaya a sublimar. Existen distintos tipos de papeles que se pueden aplicar para la sublimación.
  • Es fundamental mantener la buena integridad del papel de sublimación, evitando, por ejemplo, que pueda tener humedad; para ello, se recomienda guardarlo en una caja cerrada en un espacio protegido.