dissone-logo

¿Cómo usar tela para decorar paredes?

Al momento de planificar la decoración de una vivienda, son muchas las cosas que se nos vienen a la cabeza. Algunas resultan mucho más complejas que otras. En esta ocasión, queremos hablar acerca de un aspecto de las viviendas que en general tiende a ser uno de los más difíciles a responder: ¿qué se va a hacer con las paredes?

Las paredes son, en gran medida, la carta de presentación de las viviendas. No importa cuántas cosas podamos colocar sobre ellas, si las  paredes están en mal estado, esto se va a notar y va a traer problemas. Son muchas las maneras en que se pueden decorar las paredes. No obstante, no todas implican una protección para ellas. En este caso, queremos hacer referencia a un modo de decorar paredes que gana cada vez más popularidad por los beneficios que trae, tanto a nivel estético como en términos de durabilidad y protección: estamos haciendo referencia a la tela. 

¿Por qué usar tela?

Si miramos bien, vamos a poder observar que, hoy en día, encontramos una inmensidad de diseños y posibilidades de telas para decorar paredes. Es una forma de dar calidez y personalidad a los espacios, pero también de proteger las paredes para que se mantengan en buen estado y se cuiden de los roces y golpes que se puedan suceder.

Una de las ventajas de decorar paredes con tela es que esta permite disimular las posibles irregularidades en su superficie. Además, distinto a lo que puede pensarse, las telas ayudan a aumentar el aislamiento sonoro de las paredes, por lo que ofrecen un mayor bienestar en el espacio y más intimidad. En lo que respecta a la humedad, para las personas que sufren este problema como consecuencia de las características de la zona en la que viven, las telas también han sido una solución, ya que estabilizan este problema. 

Claramente, todo esto va a ir variando en función del tipo de tela que se elija para la decoración de las paredes. No obstante, son cada vez más las personas que acuden a este tipo de decoración, debido a que permite tanto crear un espacio rústico como un espacio elegante, uno minimalista o uno alegre lleno de colores. Las telas ofrecen una infinidad de posibilidades y a un costo mucho menor que si se quisiera provocar esta misma sensación con la pintura, con más beneficios. 

¿Qué telas se eligen?

Ahora que hemos visto los beneficios implicados en la decoración de paredes usando tela, es momento de pasar al tipo de tela para estas cuestiones. Todavía son muchas las personas que desconocen este tipo de decoración, por lo que se pueden presentar muchas dudas en lo que refiere al tipo de tela a elegir. Algunas de las más usadas son las siguientes:

Lino

El lino funciona de una manera excelente como revestimiento. Se destaca por ser muy fácil de limpiar y por ser altamente resistente. Además, se puede encontrar en muchos tonos, diseños y texturas. Es una tela que ofrece una excelente protección y un muy buen aislamiento por su ancho.

Yute

Si bien el lino tiene muchos beneficios, una de las telas más populares para la decoración de paredes es el yute. Se usa para todo tipo de tapicería debido a que tiene unos buenos acabados rústicos y es altamente resistente. Si bien es verdad que se trata de una tela dura, no por eso deja de ser versátil. Además, en este contexto es cada vez más buscada por ser natural y biodegradable. Es una tela que permite igualmente la colocación de adornos o cuadros, debido a que resiste el clavado. También es una de las mejores protectoras contra la humedad y los ruidos.

Tejidos

Por otra parte, podemos decorar paredes haciendo uso de tejidos. En general, se recomienda acudir a los que posean una base de barniz, ya que eso es lo que va a permitir que se mantengan protegidos por más tiempo. Los tejidos son especialmente útiles para quienes están buscando generar en la vivienda una sensación de decoración rústica con un estilo más hippie o bohemio, más vinculado al contacto con la naturaleza y con la simpleza de los elementos naturales. Es una tela mucho más rígida y tiene la ventaja de que no se arruga. Además, hoy, se puede encontrar en una gran diversidad de diseños y acabados.

En líneas generales, se puede decir que la compra o la fabricación de una funda para un mueble, independientemente de qué mueble se trate, no es más que una buena inversión para su protección a largo plazo. En los casos de muebles usados, la funda les ofrece una nueva vida, cubriendo el desgaste que puedan llegar a tener. En el caso de las sillas, estas alcanzan una vida útil mucho más prolongada cuando tienen una funda que cuando no es así, ya que esta es la que las protege del desgaste o de la pérdida de color, como así también de los daños que se puedan ocasionar en el día a día por el uso cotidiano. 

Ya hemos visto las razones por las que es importante contar con una funda para un mueble. Hoy en día, decidirse por esta cobertura es algo que casi todas las personas hacen, debido a que desean que la inversión en muebles sea algo que se pueda hacer una sola vez y que estos se mantengan en excelente estado durante mucho más tiempo. Ahora bien ¿de qué material tiene que ser la funda? la elección del material va a ser uno de los principales condicionantes para la efectividad de la misma. Por eso, a continuación te contamos acerca de las distintas opciones.

Los materiales para las fundas de muebles 

Algodón

Claramente, el algodón es una de las primeras alternativas, porque es también uno de los mejores materiales para fundas para muebles, sea que se trate de sillas, de sillones u otros. Esto se debe a que es altamente resistente, ligero, a la vez que es muy sencillo de lavar y mantener limpio, se puede lavar en lavarropas. En general, las fundas para muebles hechas en algodón tienden a ser suaves al tacto, a la vez que ofrecen un agradable estilo para complementar la decoración de la vivienda. Una de sus pocas desventajas tiene que ver con que es una tela que tiende a arrugarse, por lo que es posible que se necesite plancharla antes de colocarla posteriormente al lavado.

Suede

El suede está hecho de gamuza sintética y es ideal para las fundas de muebles como las sillas y los sillones. En general, se hace con mezclas de distintos tipos de poliéster. Estas fundas son altamente resistentes, especialmente al contacto con líquidos y otras manchas posibles. Eso permite una mayor protección para los muebles, especialmente en casas en las que se suelen realizar fiestas, encuentros familiares o donde viven niños. 

Twill 

Este tejido fabricado en distintos materiales, incluyendo poliéster y algodón, es altamente ligero y con una muy larga durabilidad. Es considerablemente resistente a las manchas, por lo que es apto para fundas. Se emplea especialmente cuando viven niños o mascotas en la vivienda, con la ventaja extra de que es fácilmente lavable a máquina sin que eso represente algún problema. 

Stretch

Finalmente, otra de las telas que se tiende a emplear en las fundas para muebles es el stretch. Se trata de un material ideal para fundas elásticas, ya que tiene una mezcla entre poliéster y spandex. Es fácil de limpiar y protege mucho, manteniendo los colores de los muebles en excelente estado durante un tiempo mucho mayor que en otros casos. 

¿Cómo hacer fundas para sillas?

Ahora que hemos visto las ventajas de las fundas y que hemos repasado algunos de los materiales y tipos de telas más frecuentes, es momento de pasar a cómo se hacen estas fundas, si se quiere poder armarlas en el propio hogar. Lo primero son los materiales. Para este tipo de trabajo vamos a necesitar:

  • tela para fundas (por lo menos dos metros)
  • tijera
  • metro o medidor
  • lápiz negro

Procedimiento

Lo primero que vamos a hacer es marcar un cuadrado de 2×2 metros en la tela y cortarlo. Luego, la vamos a doblar por la mitad y sostenerla frente al respaldo de la silla que se quiere cubrir para poder calcular cómo será el proceso de colocar la funda. Vamos a pasar lentamente la parte interna de la tela por encima del respaldo de la silla. Eso va a provocar que una parte de la tela quede sosteniéndose en el respaldo y la otra empiece mientras tanto a caer. 

Habiendo iniciado la colocación de la tela, vamos a sostener los dos laterales de la tela que cuelgan del respaldo y los vamos a juntar justo a la mitad de la parte trasera de la silla en cuestión. Posteriormente, al unir estas dos partes, se deberían atar las puntas de la tela. Lo recomendable es que por lo menos el primer nudo tenga una gran tensión, para que luego sea más sencillo realizar el segundo nudo sin correr el riesgo de que se suelte. Hechos los nudos, se coloca el sobrante de tela hacia adentro para disimularlo. El último paso va a ser dar vuelta la silla para acomodar con cuidado la tela en la parte frontal de la misma, de modo de que el resultado sea prolijo y parejo.

Si bien es cierto que existen también otras formas de hacer fundas para sillas, esta es una de las más sencillas. Además, se puede aplicar tanto para las sillas del hogar que se usan todos los días, como también para la decoración de sillas para eventos especiales. Solamente haría falta añadir algún decorado ¡y listo!

Cuando se tiene un negocio que se dedica a la personalización de prendas y de objetos, basándose en la técnica de la sublimación, el objetivo principal siempre tiende a ser que haya una producción cada vez más constante, regular, para poder establecer previsiones de los distintos productos, aumentando las ventas y, por tanto, los ingresos. El problema es que, con frecuencia, suelen surgir algunos problemas que hacen que se produzcan variables de difícil control.

Dentro de las variables que pueden aparecer y que suelen ser controladas, encontramos el ajuste de la presión, de la temperatura, del tiempo, entre otras tantas posibles. Además, son variables sobre las que solemos incidir como elementos clave en la transferencia de imágenes cuando nos dedicamos a la sublimación. Pero hay otras variables decisivas que no suelen plantear un problema cuando se trabaja con valores óptimos. Son las desconocidas, por lo que son mucho más difíciles de encontrar y, por sobre todas las cosas, de prever. A continuación, vamos a ver cuáles son las variables que es importante controlar para mantener buenos resultados en el trabajo.

La tinta

Las tintas de sublimación con las que se trabaje deben necesariamente ser de buena calidad. Esta técnica se constituye como un proceso químico. En este, las tintas se transfieren del papel al sustrato, ingresando en su superficie. Si bien es cierto que los cartuchos de tinta son algo caro y que en ocasiones puede existir la tentación de acudir a los más baratos, es importante pensar en las consecuencias. Si se piensa en la cantidad de tinta que se consume en un solo trabajo, es una porción mínima del coste del producto. Las ventajas de usar tintas de buena calidad se traducen en que es más sencillo el mantenimiento de la impresora, por lo que se ahorran grandes costos a largo plazo.

El sustrato

La capa de poliéster sobre la que se realiza la sublimación debe sin falta contar con el grosor mínimo necesario. El resultado final se va a ver muy condicionado por esto. Si se usan artículos personalizables que ya están preparados para la sublimación, se pueden conseguir resultados consistentes.

La plancha

Muchas son las planchas transfer que se pueden encontrar en la actualidad en el mercado. Lo interesante es elegir una que sea robusta para poder regular la temperatura, la presión y el tiempo de la manera más exacta posible. En algunas ocasiones, se vuelve necesario calibrar la temperatura para poder comprobar que las resistencias funcionan de la mejor manera, ya que un caso contrario podría generar que la transferencia del diseño quede irregular.

Las condiciones ambientales

Cuando se trabaja con sublimación, las condiciones ambientales también pueden tener efectos sobre los resultados. Por condiciones ambientales estamos hablando de la humedad del ambiente y la temperatura. Es importante pensar qué soluciones se deben tener en cuenta cada vez que las condiciones ambientales puedan dificultar la obtención de un resultado óptimo.

La impresora

Finalmente, la impresora que conviene utilizar para realizar sublimación es la impresora de inyección de tinta. Esta, además, se debe destinar pura y exclusivamente a la sublimación, sin ser utilizada para otra cosa nunca. Mientras mejor sea la calidad de la impresora, más tiempo va a durar y más posibilidades vamos a tener de que los trabajos realizados sean de buena calidad. Por eso, es importante pensar en invertir un poco más por un buen equipo que garantice un merecido retorno de la inversión.

 

Si querés saber mucho más acerca de la sublimación, no dudes en contactarnos.

Si hay algo que no pasa de moda nunca son las lentejuelas. Estas han sido un gran símbolo característico de la moda de la década de los 80, una década en la que primaron los colores llamativos, el brillo, todo en representación de una nueva rebeldía, de una nueva libertad que se venía instalando desde la década de los 60.

Podemos decir entonces que, si hoy en día estamos acostumbrados a ver lentejuelas por todas partes, esto viene desde hace casi cuarenta años atrás. No obstante, como todas las modas, en este momento las lentejuelas han regresado con mucha fuerza para dar de qué hablar otra vez y para atraer todas las miradas. Una diferencia tiene que ver con que ahora no se limitan solamente a las prendas de vestir, sino que las podemos encontrar cubriendo una infinidad de artículos de la vida cotidiana.

Innovación en lentejuelas

Pese a lo mencionado con anterioridad, en esta ocasión no buscamos hablar acerca de las lentejuelas tradicionales que todos conocemos. Queremos, por el contrario, hacer referencia a las lentejuelas que hoy en día se conocen como reversibles. Se trata de una versión mucho más divertida, llamativa y original de un clásico de hace mucho tiempo atrás.

Lentejuelas reversibles para la personalización

Ahora que hemos dado cuenta de que estamos asistiendo a un nuevo boom de las lentejuelas, pero esta vez de la mano de las reversibles, es importante comprender el impacto que tiene esto en los negocios. Aprovechar los boom para un negocio o emprendimiento propio siempre es importante si se quiere seguir creciendo y poder mantenerse a la vanguardia. Por eso, esta vez vamos a ver cómo las lentejuelas reversibles pueden ayudar a un negocio a subir escalones comercialmente.

Las lentejuelas reversibles, como su nombre lo indica, poseen dos caras. Una cara cuenta con un color metalizado brillante, mientras que la otra es completamente blanca e incorpora un recubrimiento de poliéster. Es este recubrimiento el que permite sublimar encima de él. De esa manera, al pasar la mano por encima de las lentejuelas, aparecen diseños o fotografías estampadas, completamente personalizables, que son una gran alternativa.

Una excelente alternativa en este sentido es la de personalizar la ropa de algodón a través de la sublimación. Para eso se pueden incorporar parches de lentejuelas reversibles sublimables que son las que van a ofrecer muchas oportunidades de ventas por la infinidad de diseños que son capaces de generar.

Ahora que hemos conocido las lentejuelas reversibles y el modo en que funcionan, esperamos que puedas generar nuevas oportunidades de negocios con tus productos y le des muchas alegrías a las personas que buscan tener artículos completamente personalizados.

Cuando se quiere comenzar a hacer uso de la técnica de sublimación, uno de los problemas que se suelen presentar al principio tiene que ver con la posibilidad de reproducir los colores que se ven en la pantalla a los objetos sublimados, de la manera correcta. Si bien al principio puede parecer una tarea sencilla, puede volverse muy complicada si no se cuenta con las herramientas adecuadas y la experiencia necesaria en gestión del color. A continuación, vamos a ver todo lo relacionado a la gestión del color en la sublimación.

Dificultades de gestionar el color

Aunque es cierto que lo ideal sería que los colores de la pantalla del ordenador que se usa coincidieran completamente con los colores que se obtienen al imprimir el papel, estos no suelen coincidir. Por eso, un grave error puede ser guiarse por completo por lo que se está viendo en la pantalla, ya que no es exactamente lo que se va a obtener después. Esto se debe a:

  • Durante el proceso de sublimación se da un cambio molecular en la tinta, que pasa de estar en un estado sólido a uno gaseoso.
  • Las pantallas usan métodos diferentes a los que usa una impresora para generar color.

La pantalla de la computadora genera colores como combinaciones de luz RGB (rojo, verde y azul). De esa manera se obtienen todos los colores del espectro visible como combinación de esos tres colores. Por eso, se puede decir que la pantalla de una pc solamente permite mostrar un rango de colores que es limitado.

Por el contrario, en el caso de las impresoras, estos equipos generan los colores a partir de CMY, que quiere decir cian, magenta y amarillo. Además, si bien es cierto que el negro se consigue como una combinación de estos colores mencionados, las impresoras usan una tinta negra restante, porque es mucho más económico tener tinta negra aparte que crear negro a partir de los tres colores.

Lo que permite la gestión del color es ajustar esa transformación de color para poder obtener el mejor resultado posible al final sobre el objeto que se va a personalizar. Junto con lo mencionado con anterioridad, es importante mencionar que existen también otros factores que pueden afectar al color. Algunos de estos son: el tipo de artículo a sublimar, el acabado del producto, la presión aplicada en la plancha, la temperatura ambiental, entre otras posibilidades.

La importancia del tipo de tinta

Para poder comprender la gestión del color es también importante hacer un análisis sobre el tipo de tinta que se emplea para el proyecto. Como sabemos, es muy importante acudir a tintas que sean de buena calidad, ya que esto influye directamente en el producto final que se obtiene. Las tintas de marcas reconocidas por su calidad garantizan una gama de colores que, además de ser mucho más amplia, también permite más intensidad en los colores. Y si bien es cierto que en un principio pueden parecer más caras, también es verdad que ofrecen un rendimiento mucho mayor al de otras tintas, por lo que a largo plazo el consumo es menor y la calidad de los productos obtenidos es altamente superior, facilitando el retorno de inversión.

Cuando se piensa en productos personalizados, se tiende a pensar en un público muy limitado. Este es uno de los grandes errores que se pueden cometer cuando lo que se quiere es crecer con un emprendimiento o con un negocio de personalización de objetos y prendas. En esta ocasión, vamos a hablar de una alternativa que gana cada vez más fuerza a medida que pasa el tiempo y tiene que ver con la personalización de productos para mascotas.

¿Sabías que los productos personalizados para mascotas generan cada vez más atracción a medida que el tiempo pasa? Esto tiene que ver con que las personas que aman a los animales encuentran en este mercado una buena posibilidad de mostrar a sus mascotas y al mundo el amor que sienten por ellas. Personalizar productos de regalo para gatos, para perros, para conejos o para cualquier mascota que se pueda tener en el hogar es, hoy, un negocio que puede resultar altamente rentable. A continuación, vamos a ver por qué y de qué manera se puede aprovechar esta tendencia.

Regalos personalizados para mascotas como oportunidad de negocio

Si hay algo sobre lo que no se tienen dudas es que la mayor parte de las personas aman a los animales y una gran parte de ellas poseen mascotas. De hecho, muchas de las personas que no tienen mascotas manifiestan que en realidad desearían tenerlas, sólo que no cuentan con el espacio físico o con el tiempo y los recursos suficientes.

Otro dato que se ha comprobado tiene que ver con la predisposición que tiene un gran número de personas con respecto a hacer gastos para satisfacer a sus mascotas y mimarlas. Se han publicado gastos anuales en algunos países en juguetes y accesorios de cuidado de las mascotas que realmente sorprenden. Esto se debe nada menos a que son cada vez más las personas que van tomando conciencia de que los perros y los gatos, entre otros animales que pueden tenerse en el hogar, son mucho más que una simple compañía, sino que son también parte verdadera de la familia.

Opciones de personalización para mascotas

Ahora que hemos podido ver por qué la personalización de regalos y accesorios para mascotas es un negocio rentable, vamos a ver qué se puede personalizar.

El collar

Un collar personalizado es algo que las personas aman para sus mascotas, especialmente en el caso de los perros. Si bien hay cada vez más formas de personalizar estos elementos, una clásica puede tener que ver con colocar su nombre en el propio collar. De esa manera se ahorran las chapitas con el nombre que en ocasiones se pierden o algunos perros se quitan porque les molesta. El collar de un perro se puede personalizar por sublimación o con vinilo. Una variante al collar, cada vez más usada, es el pañuelo. En estos casos las opciones son prácticamente infinitas.

La correa

Todos los perros necesitan de una correa para poder salir a dar paseos con sus dueños. Con la personalización se pueden crear versiones geniales de este accesorio cotidiano que es imprescindible.

Abrigos y camisetas

Cuando empiezan los meses fríos, algunos perros lo sufren más que otros, especialmente según el tipo de pelo que tengan. Por eso es que muchos dueños optan por comprarles abrigo para que puedan estar fuera de la casa sin que eso sea un problema. Esta es una excelente alternativa para la personalización de productos, ya que se pueden hacer todo tipo de camisetas a través de la sublimación.

Estampar foil tanto en tazas como en textiles es algo que se viene debatiendo desde hace tiempo y sobre lo cual muchas personas poseen dudas todavía. Hoy, vamos a hablar de esta técnica decorativa de amplio espectro que se puede usar tanto para camisetas y otras prendas como para superficies más rígidas, mediante el uso de láminas foil. Se trata, básicamente, de una forma sencilla de lograr efectos aterciopelados, de fantasía y originales a los productos que se realizan y personalizan.

Personalización de productos con foil y Flock en textil

Como hemos adelantado con anterioridad, si se cuenta con un equipo de sublimación, lo que mencionemos en este artículo puede representar una buena noticia. Esto se debe a que es posible estampar camisetas de algodón de cualquier color, usando Flock y foil, ello, incluyendo prendas de color negro, que tiende a ser el más complicado de todos.

¿Qué es el foil?

Lo que se conoce como foil consiste en una lámina metaloplástica muy fina. Al aplicarle calor encima, esta se adhiere a la tinta de sublimación que anteriormente ha sido depositada sobre el tejido, dando de esa manera lugar a efectos que son geniales para la personalización. Hay rollos de muchos acabados y de muchos colores diferentes que pueden ser excelentes para obtener buenos resultados al momento de querer potenciar los diseños que se realizan.

En lo que refiere al Flock, este es un material aterciopelado. Es ideal para muchos tipos de diseños de prendas, debido a que genera una interesante sensación al tacto con el relieve que otorga a las telas. Se lo puede encontrar también en una gran diversidad de colores.

Pasos para aplicar el foil

Si bien es cierto que esto puede cambiar según las técnicas y según los equipos con que cuente cada establecimiento, los pasos a seguir para estampar una prenda de ropa con foil son:

  • Recortar el pedazo de foil que se necesite y colocarlo posteriormente encima del diseño con la parte de color mirando hacia arriba.
  • Luego, se debe planchar durante aproximadamente 20 segundos con presión media a alta.
  • En tercer lugar, dejamos enfriar y realizamos el pelado, manteniendo un movimiento fluido y en diagonal.

Este efecto se puede aplicar en todo el diseño o solamente en algunas partes, según cuáles sean las intensiones esperadas en el resultado.

Pasos para aplicar Flock

En lo que refiere a las estampas con láminas de Flock, los pasos que se suelen seguir son los que mencionamos a continuación:

  • Los primeros pasos son los mismos que mencionamos en el caso anterior.
  • Cuando ya se han efectuado y se tenga la camiseta con el diseño de sublimagic estampado, se procede a planchar durante aproximadamente 50 segundos a una temperatura de 185°C con una presión media.
  • Se deja enfriar y se lleva a cabo el pelado con movimiento fluido pero lento, en forma diagonal.

Lo que se logra con este acabado es generar un espectacular efecto tridimensional al estampado, haciendo diseños geniales que se destaquen por su textura.

En el campo de la sublimación, las plantillas son herramientas super prácticas. Esto, especialmente en el caso de artículos pequeños o que tienen una forma irregular. La plantilla es la que permite adecuar el tamaño de la imagen y encuadrarla adecuadamente en la superficie a sublimar.

Otra cosa para la que son útiles las plantillas tiene que ver con la posibilidad de observar una representación del resultado final que se va a obtener posteriormente a la sublimación. En determinados productos, esta posibilidad es la que hace que se pueda ver de antemano y evitar que una parte importante de la imagen vaya a quedar recortada por algún orificio o forma del elemento a sublimar. En definitiva, podría llegar a decirse que las plantillas de sublimación representan solamente un gran número de ventajas y beneficios.

Plantillas de objetos cilíndricos

Algunos de los artículos más comúnmente sublimables son cilíndricos. Tal es el caso de las tazas, de las botellas, de los termos, las jarras, entre otros. Pese a eso, son objetos difíciles de sublimar al momento de hacer plantillas, ya que su superficie no es plana, sino que tiene forma cilíndrica. No obstante, siempre es posible pegar un papel alrededor del objeto y luego, con ayuda de un lápiz, marcar los bordes de la superficie a sublimar. Posteriormente, se despega el papel y se lo coloca de forma plana para poder medir la superficie que se va a sublimar, que generalmente va a tener forma de rectángulo. Una vez hecho esto, se puede crear la plantilla con las medidas obtenidas.

Plantillas de artículos con forma irregular

Otros artículos comúnmente sublimados tienen forma irregular, lo que hace que no se puedan medir y obtener números exactos con una regla. Lo que sí se puede hacer es trazarlos y escanearlos, para así poder reproducir su forma. Es un tipo de plantilla especialmente práctico para adornos, llaveros, imanes, entre otras cosas.

Para poder lograr esto, los pasos aproximados a seguir serían los siguientes:

  • Colocar el artículo sobre una hoja de papel
  • Trazar su forma con un lápiz
  • Colocar el papel trazado en una impresora para proceder a escanearlo
  • Abrir el dibujo escaneado en el programa de edición
  • Colocar la imagen sobre el dibujo escaneado y modificarlo para adaptarlo como más se desee
  • Encuadrarlo al dibujo escaneado
  • Acoplar la imagen

Si bien es cierto que depende del objeto con el que se quiera trabajar, en algunos casos puede ser conveniente dejar un margen de seguridad pequeño en la plantilla. Esto lo que hace es asegurarnos de que toda la superficie a sublimar va a quedar estampada.

Si bien hoy en día se encuentra en pleno auge, la sublimación es una técnica que tiene una larga historia y viene desde hace tiempo. Los comienzos de esta técnica han tenido lugar en particular en la estampación de distintos tipos de artículos planos, usando una plancha transfer plana.

A medida que fue pasando el tiempo, surgió también la sublimación 3D. Esta, con el objetivo de poder sublimar artículos 3D o irregulares, como puede ser el caso de los platos, las tazas, entre otras posibilidades. El principio básico sigue siendo el mismo: imprimir diseños originales en una impresora de sublimación para luego colocar el diseño impreso alrededor del artículo sublimable y se aplica calor y presión en un horno 3D, para poder llevar a cabo la transferencia.

En general, los hornos 3D funcionan haciendo uso de una membrana que es la que permite realizar el vacío. Así, se consigue que el diseño impreso pueda envolver la superficie del artículo, independientemente de su forma. Ahora bien, si en lugar de hacer uso de papel de sublimación se opta por un film para ello, es posible conseguir un recubrimiento del artículo que sea completo. A continuación, vamos a hablar especialmente de esto.

Beneficios de la sublimación 3D

Lo que se conoce como sublimación 3D es una técnica que permite lograr artículos sublimables que se destacan por no ser planos y que no se podrían personalizar de otra manera. Hoy en día, son muchos los artículos plásticos sublimables que pueden ir bien con un horno 3D. se destacan especialmente las carcasas de teléfonos celulares, las tazas plásticas, los platos, los cubiertos, entre otras tantas posibilidades.

A lo largo de la sublimación, estos artículos de material plástico se someten a temperaturas que pueden llegar a los 200°C, consiguiendo una transferencia de la imagen. No obstante, también se puede llegar a dar una deformación. Para evitar que suceda, es importante usar un molde de metal o madera en el que se pueda colocar el artículo a sublimar, ya que es este molde el que va a garantizar que el producto no pierda su forma.

¿Por qué elegir film?

En la sublimación 3D podemos encontrar dos opciones principales: el papel y el film de sublimación. El segundo se imprime de la misma manera que el papel, pero con la diferencia fundamental de que, al momento de calentarse y de aplicar el vacío, este es capaz de adaptarse a la forma del objeto, llegando a recubrir la totalidad de la superficie, independientemente de la forma que tenga el objeto sublimable.

Cuando lo que se quiere sublimar es, por ejemplo, un plato, en este caso lo que se hace es colocar el plato en el molde y proceder a recubrirlo, tanto al plato como al molde, con el film ya impreso con el diseño elegido. Luego, se introduce el plato y el molde en el interior del horno 3D. se realiza el vacío con la membrana y se sublima a aproximadamente 200°C durante un plazo de unos 8 minutos. Cuando el plazo ya ha pasado, se extrae el producto, se retira lentamente el film con cuidado y ahí se puede ver que el resultado es el esperado

Al momento de incorporar la personalización de prendas y de distintos elementos que funcionan como regalos y souvenirs en un negocio, la sublimación es una de las técnicas más interesantes que se puede encontrar. Esto se da especialmente para el pequeño emprendedor que, al principio, cuenta con un presupuesto limitado.

La sublimación es una técnica que se destaca por su versatilidad. Permite la creación de un muy amplio surtido de productos y de artículos personalizados para regalos. La inversión al momento de comenzar es más baja que con otras técnicas similares, a la vez que el retorno de inversión tiende a ser muy veloz.

Para que puedas comenzar tranquilamente con tu emprendimiento, es importante contar con toda la información. Por eso, a continuación, te vamos a contar cuál es el costo de comenzar con un negocio de sublimación.

¿Qué se necesita para empezar?

Cuando lo que se quiere es comenzar un negocio de sublimación para la personalización de objetos y prensas varias, se necesita en primera instancia contar con las siguientes herramientas:

La impresora

La impresora que se elija debe ser específica para la sublimación y no se debe utilizar para otra cosa. Por lo general, son impresoras que se han diseñado para imprimir papel. No obstante, se convierten en impresoras de sublimación gracias a la instalación de tintas que son específicas de esa técnica y gracias al uso de un perfil de color determinado.

Por otro lado, al momento de decidir el tamaño de la impresora, se elige por lo general una que sea A3. Esto se debe a que, con esta, nos podemos asegurar de que vamos a ser capaces de estampar artículos de mayor tamaño, sin tener que volver a invertir en la compra de este equipo.

Las tintas

Las tintas de sublimación que se seleccionen deben ser de buena calidad, para poder disponerlas de perfil de color. En general se recomiendan cartuchos rellenables reseteables o con sistema CISS de alimentación continua. Este sistema es un poco más caro que los cartuchos rellenables, pero con la ventaja de que es mucho más limpio y más fácil de rellenar.

El papel

Al momento de invertir en papel de sublimación, es muy importante prestar atención a la buena calidad de este. Mientras mejor sea el papel, mejores serán los resultados en cualquier tipo de artículo sublimable, tanto en textiles como en artículos rígidos.

La plancha

Para quienes recién están dando los primeros pasos en la sublimación y no conocen todavía cuáles son los productos que mejor van a funcionar entre los clientes, lo que se recomienda es buscar una plancha transfer que sea versátil con accesorios intercambiables. Que la plancha tenga esta característica va a permitir convertirla tanto en plancha de textil como en plancha de tazas o en plancha de platos.

Los productos

Finalmente, es importante buscar los productos que posteriormente van a ser sublimados. Esta se puede hacer sobre artículos de poliéster de color blanco u otros rígidos que tienen un recubrimiento de polímero que es el que facilita la sublimación.

El lugar

Las impresoras para sublimación suelen ser grandes y el lugar de operación tiene que ser amplio debido a eso, por eso es fundamental que el alquiler de local comercial tenga en cuenta las dimensiones de los equipos.

El Proveedor Partner

Siempre es bueno tener un proveedor de confianza que tenga la capacidad de ayudarte a sublimar en los momentos de picos de trabajo.

Si estás iniciando y te toca realizar repentinamente una gran producción con plazos de entrega cortos es importante poder confiar en alguien que tenga la capacidad de prestar los mejores y más rápidos servicios de sublimación.

Los empleados

Si tu proyecto es pequeño puede que empieces solo o sola, pero con el correr del tiempo, si todo sale bien, tendrás que crecer en personal, ya que tus manos no darán abasto.

En ese momento tenés que encontrar personal idóneo y de confianza y para ello tienes que hacer una selección minuciosa y no olvidar realizar el preocupacional de ingreso (quizás te interese saber cuáles son los motivos de rechazo del examen preocupacional).

El costo

Si bien es cierto que se pueden ir buscando equipos económicos y empezar con pocos productos al principio, el costo para iniciar un negocio de sublimación tiende a estar en aproximadamente los 75.000 pesos con los equipos de mayor calidad. Con poco tiempo se puede recuperar la inversión inicial.