Dissone > All Posts  > ¿Qué es mejor, la sublimación o el estampado?

¿Qué es mejor, la sublimación o el estampado?

Cuando no se conoce demasiado sobre el tema, se tiende a pensar en la sublimación como una “forma” de estampado. De hecho, es muy frecuente la pregunta: es una especie de estampado, ¿no? Muchas personas no conocen la diferencia entre estas dos técnicas, por lo que tienden a confundirlas y a pensar que se trata de distintos nombres para el mismo proceso.  A continuación, veremos cuál es la diferencia entre estas dos posibilidades.

¿Estampado o sublimación?

Es cierto que los dos procesos son parecidos. Incluso, en ocasiones utilizan los mismos accesorios e insumos. Sin embargo, hay una diferencia sustancial entre ambos y esta radica en la técnica que se aplica. Es decir, la diferencia principal se encuentra en la forma en la que la imagen o el diseño se transmite al objeto a imprimir y los métodos que se usan para eso.

Hablemos del estampado

Básicamente, el estampado es una técnica que se utiliza para traspasar la imagen o el diseño creado sobre textiles o telas diversas. Los diseños se estampan sobre una capa de vinilo muy fina o de papel transfer. Luego, este papel es colocado sobre la tela en cuestión.

Una de las ventajas de esta técnica es que se pueden usar telas de colores tanto claros como oscuros. Como la impresión se hace sobre un vinilo que después va a ser pegado sobre la tela, no importa ni afecta el color de la misma.

Otra característica que cabe destacar tiene que ver con que el estampado solamente puede usarse para el rubro textil, sin poder aplicarse en otras cosas. No es posible “estampar” objetos duros o superficies que no sean de tela.

Conozcamos la sublimación

Para poder establecer las principales diferencias, es importante conocer en profundidad en qué consiste la sublimación. En similitud con el caso mencionado con anterioridad, se trata de transferir un diseño a un objeto o tela a través de presión y calor. Las palabras, en este caso, son sumamente importantes para comprender la diferencia. No es lo mismo traspasar a un papel que transferir a la tela.

En general, en la sublimación se usan especialmente colores claros como tela de base. Además, este proceso funciona mejor cuando las telas son de poliéster al 100% o, por lo menos, cuando una tela compuesta posee un alto porcentaje de ese material. De hecho, se puede aplicar en telas que sean de otro material, en tanto el mayor compuesto sea el poliéster.

A diferencia del estampado, esta técnica se aplica para personalizar los textiles directamente sobre ellos. Eso provoca una diferencia sustancial. Distinto al estampado, en la sublimación no se generan superficies que sobresalgan o que generen efectos al tacto. Además, posee la posibilidad de sublimar la prenda en su totalidad, llegando a partes de ésta que no pueden ser alcanzadas por otras técnicas. Eso genera, también, que las posibilidades de personalización de las prendas sean mayores.