Dissone > All Posts  > Ideas para la presentación de tus regalos personalizados

Ideas para la presentación de tus regalos personalizados

Regalar algo personalizado es una excelente idea y es una tendencia que viene creciendo considerablemente con el paso del tiempo. Hoy en día, cada vez más personas apuestan por los regalos personalizados, porque es una manera de decirle a la persona receptora que la queremos, pero también que la conocemos, que sabemos sobre sus gustos y sus intereses, que nos interesa reflejar lo que es, que sabemos entenderla en las diferencias y respetar sus gustos.

Pero al hacer un regalo personalizado, el regalo en sí no es lo único que importa. Hay otros factores que también hacen a la emoción de quien lo recibe y a la dedicación de quien entrega el presente. En esta ocasión, queremos hablar del packaging o embalaje de los regalos, para darte algunas buenas ideas.

Embalaje, un arma poderosa

El envoltorio, embalaje o packaging es una arma muy poderosa al momento de hacer un regalo. Es una forma de capturar el interés de la persona que lo recibe. Pero, además, es una forma de demostrar que pusimos empeño, entusiasmo y creatividad en pensar algo para ese ser querido.

Para los sitios que comercializan, el packaging es considerado como una de las principales herramientas del marketing, para lograr atraer a los clientes. Así es como muchas empresas se diferencian de la competencia, logrando que las personas compren lo que ven. Pero lo mismo sucede cuando se hace un regalo personalizado a una persona.

Cajas

Las cajas son hermosas alternativas para los regalos. En general, cuando se regala por ejemplo una prenda personalizada, se tiende a pensar que la bolsa es la única alternativa. No obstante, esto no es para nada cierto, ya que las limitaciones solamente están en la mente.

Bien doblada, una prensa sublimada y personalizada puede entregarse en una caja. Las cajas pueden decorarse de diferentes maneras, con lazos, con pintura, con adhesivos, entre otras tantas opciones. Otra gran idea, para sorprender a la persona que recibirá el regalo, es colocar una caja dentro de otra. Así, tendrá que ir sacando una por una hasta llegar a ese regalo que está especialmente pensado para él.

Engaños

Otra buena manera, si se quiere jugar con el humor, es hacer regalos engañosos. Por ejemplo, se puede guardar una prenda sublimada en algo similar a un paquete de comida vacío y limpio, o simular que se está regalando un periódico, dentro de los cuales puede encontrarse el regalo. Así, utilizando un embalaje de otro producto para poner la prenda, se generará una sensación se sorpresa combinada con la falta de entendimiento de quien lo recibe.

Colores

Finalmente, los colores son una herramienta emocional poderosa. Por eso, si se conocen los colores preferidos de la persona que recibirá el regalo, o si se conocen sus gustos y se pueden personalizar bolsas plásticas o de papel madera, es una excelente alternativa. También se pueden llevar a cabo lindas combinaciones con moños y lazos para que el resultado final sea tan lindo, que quien lo reciba quiera guardar tanto el regalo como su envoltorio.